EMERGENCIA DEMOCRÁTICA EN MADRID

El caso de la Gerente del hospital Príncipe de Asturias (Alcalá de Henares, Madrid) que quiere quitarle los móviles a los pacientes para que no consulten con sus familiares un posible traslado al “hospital” Isabel Cendal, es simplemente nazismo. Por supuesto no será cesada, porque la Presidenta de la Comunidad de Madrid es de la misma cuerda. No le importa nada la gente ni sus derechos (¿derechos?) no ya políticos, sino humanos. El ejemplo más sangrante es el asedio contra los habitantes de la Cañada Real.

Tampoco se puede esperar nada del Alcalde de Madrid, que siguiendo complacido las directrices de la extrema derecha está demoliendo el tejido democrático de la ciudad. Se eliminan subvenciones y derechos (otra vez la dichosa palabra) de las asociaciones vecinales y de los Foros Locales. Se les retiran espacios, murales y hasta la palabra. En los plenos de la Junta Municipal del Distrito de Salamanca, los representantes de Vox se permiten –con la aquiescencia del concejal “popular”- negar la legitimidad del Foro Local o llamar “liberticida” a la AV Goya-Dalí por querer poner coto al desprecio cultural con que se trata a la última obra de Salvador Dalí, El Dolmen. Mientras el trifachito niega el turno de réplica al Foro y a la asociación (“usted piense lo que quiera, pero piénselo por dentro”, llegó a decir el concejal del Distrito).

Compañeros/as de la Gasolinera, del EVA (Espacio Vecinal de Arganzuela), de la FRAVM (Federación de Asociaciones Vecinales de Madrid), de Ciudad Lineal (con su exitosa defensa del mural feminista de la Concepción). Cada vez más gente estamos sufriendo la asfixia democrática. Porque no van únicamente contra la democracia participativa que floreció con Ahora Madrid, sino que ya están minando los cimientos incluso de la “democracia liberal”.

Por ello es preciso ya proponer la unión de todos los partidos, sindicatos, asociaciones y personas de afán democrático (sea cual sea su filiación política o apolítica) para echarles del gobierno de la ciudad y la comunidad en las próximas elecciones. El franquismo está echando raíces profundas en las instituciones madrileñas.

Debemos unirnos bajo el paraguas de la Unión Integral y Democrática de Todos los Pueblos del Mundo (MID) para conseguir auténtica igualdad, verdaderos derechos y desarrollo pleno de las personas. Porque únicamente aplicando lo que se expone en los libros de Germán Martín Castro, Prometeus, es posible evolucionar correctamente.

Ayudanos a difundirlo