SOLIDARIDAD CON LOS PUEBLOS DE BRASIL, BOLIVIA, PERÚ, RUSIA Y ESPAÑA (CANARIAS), POR LA CATÁSTROFE DE LOS INCENDIOS

En las guerras se ha venido utilizando el clima. En la guerra de Vietnam los EEUU ejecutaron la “Operación Popeye”, por la que modificaron el clima para perjudicar al Vietcong. En países con conflictos con EEUU (Irak, Siria, Iran, Yemen, Cuba, Venezuela …), se han venido produciendo fenómenos meteorológicos anómalos: sequías,  inundaciones, incendios, epidemias, etc. Son otras tantas formas de guerra no convencional (geo-guerra). En 2011 hubo una oleada de incendios en Rusia que cientÍficos rusos achacaron a la acción de HAARD. El sistema de EEUU para guerra con ondas electromagnéticas. El equivalente ruso se llama SURA.

Por otro lado, en la deforestación, destrucción de los bosques, hay cantidad de intereses económicos y políticos que confluyen. Recalificación de suelos para construcción, probable origen del fuego que ha devastado Canarias.  Destrucción de bosque para cultivar o destinar terreno a la ganadería, agricultura , etc. No olvidamos que el loby terrateniente, con su base social de evangélicos rurales (Las 3 B,s: Bala, Biblia y Buey), es uno de los pilares del régimen de Bolsonaro en Brasil. La destrucción del Amazonas, para su conversión en tierra de labranza y pastoreo es uno de los objetivos de este grupo. Junto con la instalación en la región de las compañías mineras, buscadores de oro, etc.  En Europa la ruralización primero y la industrialización después supuso la destrucción de los bosques. Por la explotación de sus  recursos hasta esquilmarlos y por su tala y quema premeditas para despejar el terreno a la agricultura y ganadería. Este proceso duró siglos. Ahora el mismo proceso se está produciendo de forma acelerada  (en apenas años), en Brasil, y en toda Sudamérica.

Consideramos que el cambio climático, la contaminación, el agotamiento de recursos vitales como la tierra fértil o el agua potable, etc, son fenómenos  provocados por el modo de producción capitalista. Las catástrofes son para el capitalismo “una oportunidad de negocio”. Por eso nunca se acabaran mientras exista este sistema socio-político. Es el capitalismo el que acelera  la destrucción de la naturaleza, y pone en peligro la  vida  en el  planeta Tierra.

La Amazonia tiene en total reconocidos 5,5 millones de Km2 (7 veces España). No se ha dado una información fiable del área afectada por los incendios. Pero debe ser enorme. Desde la llegada de Bolsonaro al gobierno,  se han multiplicado los incendios en Brasil un  80%, mas de 7500 en lo que llevamos de año. Públicamente Bolsonaro  ha manifestado que su intención es “desarrollar el Amazonas”. Para la burguesía brasileña es vital la explotación de los recursos de este área. Pero es igualmente el pulmón que permite respirar a la población mundial, y la gran reserva de bio-diversidad del planeta. Los incendios han aparecido en la franja más recóndita del Amazonas, en la que forman las fronteras de Brasil, Bolivia y Perú. Manifestándose a la vez en miles de focos. En la época húmeda, cuando la pluviosidad,  este año, ha sido normal.  Lo que quiere decir que han sido provocados. Ahora la región del Amazonas va  a entrar en la época seca, que durará hasta finales de noviembre principios de diciembre. Con lo que la catástrofe puede aumentar mucho mas. Igualmente a cientos de km se ha desatado otro incendio sin precedentes  en el Pantanal entre Brasil, Bolivia y Paraguay. No se nos escapa que esta catástrofe, que afecta tan gravemente al territorio (y a las principales variables poblacionales, económicas, bio-naturales, etc de éste), se está produciendo  en una zona estratégica del planeta. Con grandes intereses de potencias como EEUU, en disputa con otras como China. La podríamos relacionar con la situación de Venezuela (donde está habiendo una climatología anómala, con sequías inusuales), el Plan Andimia, (partición de Argentina), el reparto de la Antártida, etc. El gobierno de Bolsonaro ha dejado que pase el tiempo, mandando al ejército a cooperar en la extinción sólo 2 semanas después del inicio de la catástrofe. Recordemos que disponiendo de menos medios, el gobierno de Evo Morales en Bolivia ha sido mas enérgico y eficaz en su respuesta, mandando al ejército a cooperar junto a los bomberos, defensa civil, voluntarios desde el primer día.

No queremos extendernos más. Manifestamos nuestra solidaridad con los pueblos de España por el incendio de Canarias, y con los pueblos de Sudamérica por los incendios de Amazonas, el Pantanal, etc, y con el de Rusia (donde igualmente  ha habido  incendios devastadores, que han quemado millones de hectáreas). 

Ayudanos a difundirlo