Movimientos sociales en los pueblos del mundo

Para hacer cualquier tipo de cambio es importante tener las miras no solo hacia nuestro pueblo o estado, sino ser capaces de observar el resto de civilizaciones, qué pasos marcan y cómo progresan. Así podemos aprender de otras vivencias quitando de una vez por todas el lastre que implica el racismo y el odio a lo diferente.

La mayoría de los movimientos religiosos, siempre se doblegan y siguen doblegándose al poder y al dinero, quizá porque al fin y al cabo esos son los auténticos soportes de su status.

Es una desgracia que el mundo oriental, en general, y el Islam (salvo excepciones) hayan tomado como paradigma de progreso la cultura occidental, sobre todo en lo político, en lo económico y en lo científico y tecnológico.

Así pues, es de notar que hoy por hoy, esas culturas no intentarán ser cabezas de león para marcar líneas de actividad progresista especial.

Sin embargo, una ligera excepción se palpa débilmente en el mundo islámico occidental, donde el pueblo, oprimido y sometido a líneas de vida cuasi feudales, quiere empezar a rebelarse, buscando y requiriendo ondas de libertad que supongan salidas a un estado de vida más justo y democrático.

Muchos pueblos del oriente, no pueden todavía lanzarse a buscar salidas democráticas, pues viven inmersos en ambientes laborales de una economía europea (explotadora), que les va permitiendo salir de la pobreza extrema y ancestral en la que siempre han estado.

Algunos pueblos americanos tratan de liberarse de las cadenas capitalistas, y en ello están empeñados, marcando una nueva línea de acción más justa y progresista para muchas naciones.

Al llegar aquí, no tenemos más remedio que citar como rémoras y estorbos del progreso general de la vida y de las personas, a la mayoría de los movimientos esotéricos e iniciáticos (órdenes iniciáticas de todo tipo), ya que no saben, o no quieren darse cuenta, de que la sociedad necesita de su colaboración en muchos aspectos, y sobre todo de su comprensión y ayuda, cuando la verdad y la JUSTICIA están en juego, como pasa en la actualidad.

Fuente:

Martín, Germán; La Era de Acuario.

Ayudanos a difundirlo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *