Los pilares de la civilización.

Para tener un gobierno integral y democrático es fundamental saber qué es lo que se quiere cambiar del actual, y por ello, hablamos de lo que fundamenta a la civilización actual para ser objetivos con lo que hay y ver, poco a poco, como cambiarlo.

Los gobiernos tienen su mejor refuerzo, justificación, apoyo y soporte en las premisas que rigen la civilización y cultura occidental.

Es bien sabido que esta cultura y civilización están basadas en dos pilares, uno de ellos es el capitalismo y el otro resulta ser el cristianismo eclesial.

El primer pilar, el capitalismo, que hoy en día como siempre, sigue siendo una úlcera económica por su crueldad y rigor ancestral que, reforzado por el impulso liberal de la economía y la especulación e ingeniería financiera, viene oprimiendo la vida de los pueblos desde tiempos inmemoriales.

Su fin ultérrimo es la posesión, la propiedad, el negocio y también, por supuesto la adquisición de dinero, como premisa de seguridad vital.

El segundo pilar de base es el cristianismo, sobre todo el eclesial, que no es sino una resultante sincrética (mezcla de expolios y plagios) de las culturas antiguas, (sobre todo de Roma, Grecia, Persia, Egipto, etc.), en su encuentro y choque con el judaísmo y con prédicas evangélicas, gnósticas, etc., todas ellas muy aceptables, pero que más tarde (siglo IV) fueron deformadas (cambiadas y adulteradas) por la teología y las autoridades eclesiásticas.

El resultado, pues, de la cultura y civilización de occidente basada, como hemos dicho en esos dos pilares (capitalismo y cristianismo eclesial,y no el antiguo) siempre ha supuesto y sigue suponiendo una rémora, agravio y freno al progreso y evolución de los pueblos y de las conciencias;  así mismo, facilita posturas y situaciones en apoyo de las dictaduras y las opresiones, pues, aparte de suponer una verdadera semialienación continuada de toda persona, permite y  posibilita situaciones de sumisión ante el poder (abuso y  tiranía.)

Esta situación producida y resultante de la cultura y civilización occidental ha sido vista ya por personas altamente cualificadas como molesta y perjudicial, y también muchos estamentos de esta misma sociedad la consideran ulcerante y bochornosa.

Fuente:

Martín, Germán; La Era de Acuario.

 

Ayudanos a difundirlo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *