Ideología religiosa

El término ideología continúa siendo uno de los conceptos más difusos y polémicos de las ciencias sociales (Van Dijk, 2008: 14). Además, en el ámbito de la religión, es posible distinguir un nutrido número de creencias socialmente compartidas que sustentan determinadas racionalizaciones culturales.

¿Son importantes las religiones? ¿Qué es lo que buscan? ¿Se superponen al dinero y a la economía o están a su merced?

Las ideologías religiosas monoteístas pierden gran parte de su importancia y protagonismo frente a la economía, porque muchas de ellas asimilan su progreso doctrinal a su progreso económico (casamiento con el dinero y con el poder).

Otras ideologías religiosas, las no monoteístas, en las que se incluyen las orientales, dependen de lo económico para mantenerse y progresar, con lo cual no consideran enemigo a algo que les permite al menos continuar existiendo sin deterioro alguno de su doctrina e ideales.

Por otra parte, otras ideologías orientalistas, han pretendido y pretenden presentar paradigmas integrales de evolución, sin tener en cuenta los numerosos empujes densos, materialistas y/o económicos de la existencia; luego la práctica les ha venido a demostrar que esos movimientos han crecido y se han impuesto, enfatizando en su cumplimiento y método mucho más lo económico, lo denso y lo material que lo meramente ideal, integral o transcendental.

Un caso especial es el comportamiento y miras de la ideología religiosa conocida como cristianismo eclesiástico, sobre todo el de referencia católica; esta ideología (religión), que con tanto tino y acierto basa su doctrina en premisas verdaderamente correctas, parece ignorar sus principios y su trayectoria, ya que, de una  manera inexplicable e incomprensible, en vez de hacer ver lo incorrecto de anteponer lo económico y autoritario a lo racional y transcendental, toleran o hacen la vista gorda ante un  régimen económico tan indigno, inmoral y aborrecible como el que todavía está en vigor.

Fuente: La Era de Acuario; Germán Martín Castro

Ayudanos a difundirlo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *