En la mente de un psicópata

Llevamos días viendo a niñas y niños enjaulados en USA. Y manifestaciones racistas, xenófobas e irresponsables en las redes con motivo de la acogida en Valencia -por fin- de la embarcación Aquarius.

-“Vienen a quitarnos el trabajo”.
-“Qué los que los quieren en España se los lleven a sus casas”.
-“Los recursos de España no permiten estar acogiendo permanentemente a la gente”.
-“Antes están los españoles en paro, que nos ayuden a nosotros primero”.
-“Habrá efecto llamada”.

Imaginemos que el mundo es una familia numerosa, en la que todos sus miembros velan por el bienestar de sus congéneres. A nadie se le ocurre que alguna de esas personas diga: “dejemos que se ahoguen, que así tocamos a más”; o “vamos a regalar a este miembro de nuestra familia a las mafias y así nos lo quitamos de encima”;…”nos da pena que este hermano esté pasándolo mal pero mira que se busque la vida”…

En un país como España en el que un 70% se confiesa católico; y en USA con un presidente al frente ultracristiano, son inconcebible este tipo de acciones y manifestaciones, salvo que estemos ante psicopatías. Solo Golum podría mostrase tan perverso y con tan poca empatía en el mantenimiento de su tesoro.

Es cierto que hay que buscar soluciones de raíz al problema de la inmigración, y a los problemas de los países de los que tienen que salir nuestros hermanos en tan lamentables situaciones, y que llegan a Europa o USA. Pero no es menos cierto que si esos países se encuentran en esa situación es por los efectos de los actos que nosotros mismos hemos perpetuado en el pasado y que seguimos realizando a día de hoy mediante la explotación de sus recursos, con el fin de mantener el sistema capitalista de nuestras sociedades.

En estos momentos es importante recordar que el gasto de nuestro Estado en pagar el rescate bancario ha supuesto una pérdida de 62.000 millones de euros que se podrían haber aplicado a políticas sociales, y de los que se ha recuperado a la fecha tan solo un 7%.

Por otro lado el fraude fiscal representa una pérdida para las arcas públicas de 20.000 millones de euros (1,7% sobre el valor del PIB español), según un estudio de FEDEA.

Durante el mandato de Cospedal como ministra de defensa, en 2017 el gasto en defensa ascendió a 18.776 millones de euros según el Centre Delàs d’Estudis per la Pau.

El gasto actual anual en sueldos de expresidentes de España es de casi medio millón de euros, sumando ya el de Rajoy (a parte de lo que cobran por sus actividades privadas).

Así podríamos hablar de cantidad de gastos innecesarios y mal gestionados por parte de nuestro gobierno y administraciones públicas.

Por otro lado, nos aprovechamos de estas personas, usándolos como mano obra barata, en el campo, servicios y trabajos domésticos, esto sucede especialmente entre grandes empresarios del sector agrícola, del sector del turismo y de las clases sociales más altas, grandes beneficiarios de la inmigración ilegal.

¿Realmente creemos que no podemos llevar a cabo políticas de cooperación internacional y de inmigración, humanitarias y regidas por valores de solidaridad y hermandad entre los pueblos?

Estas manifestaciones, esloganes, consignas y políticas o son falacias o son psicopatías. Así que antes de decir o pensar alguna de estas barbaridades PIENSA.

Ayudanos a difundirlo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *