Capitalismo

Debemos hablar acerca de los intentos (más o menos adecuados) de arreglo del Capitalismo en tiempos pasados. Nos referimos a los movimientos sociales (socialismo, comunismo, anarquismo, sistemas de autogestión, corporativismo, movimientos de cristianismo básico, etc., etc.).

Hasta el momento presente, ninguno de estos movimientos mencionados en el párrafo anterior,  ha logrado una auténtica y correcta implantación en país alguno, (ni siquiera en Rusia, China, Corea, Cuba, etc.), a causa de la fortísima oposición que los gobiernos normales (capitalistas) siempre han ejercido y siguen ejerciendo hoy en día, a que cualquiera de esos sistemas mencionados en el párrafo anterior pueda tener cumplimiento real, y ni siquiera que pueda ser comprendido y/o admitido por la sociedad.

Es más, algunos de esos movimientos citados, entre ellos los comunistas, los socialistas y los socialdemócratas, que en tiempos pasados no consiguieron lograr su trayectoria, tampoco lo podrían conseguir hoy en día, ni servirían de ayuda o arreglo de los regímenes capitalistas hoy existentes.

El motivo es que, en el fondo, su tarea y su finalidad no representan solución satisfactoria al Capitalismo, ya que se reducen a una supuesta mejor distribución de bienes y riquezas, o a un reparto de las mismas desde un estado-patrón, lo cual no difiere gran cosa del capitalismo normal, puesto que es solamente un arreglo (parcheo) del sistema.

Los movimientos anarquistas, autogestionarios y/o corporativistas, tampoco representan solución suficiente para arreglar los desafueros del capitalismo y llegar a un medio de evolución integral y democrático correcto.

En esta Era de Acuario que está comenzando, es absolutamente necesario (obligatorio) encararse de una forma real y correcta con el Capitalismo, porque sus premisas son incompletas, y sus métodos no tienen en cuenta sino unas pocas, y quizá las más elementales condiciones humanas para vivir dignamente.

Efectivamente se debe encarar este problema del Capitalismo, porque ya la humanidad está a punto (preparada) para hacerse cargo de los grandes problemas y las graves cuestiones que siempre han gravitado y siguen gravitando sobre la sociedad.

Nos explicamos de esta manera porque es cierto que la ontogenia y filogenia cósmica (kármica), ya permite y capacita a los seres humanos para luchar por sus intereses, permitiéndoles ser conscientes y responsables de sus actos.

Nos reiteramos una vez más en que sabemos y tenemos muy en cuenta las grandes luchas y esfuerzos que realizaron nuestros antepasados, para la solución del problema capitalista que ahora nos ocupa.

Sabemos también de aquellos esfuerzos intermedios de tipo autogestionario, corporativista y religioso que tampoco han tenido la acogida y el resultado que merecían.

Fuente: La Era de Acuario; Germán Martín.

Ayudanos a difundirlo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *