2º MEMORANDUM Y MANIFIESTO QUE HACE EL GRUPO “PROMETEUS” EN LA COYUNTURA DE LA PRESENTACIÓN DEL MOVIMIENTO UNITARIO “UNID”, CON EL FIN DE CONSEGUIR LA “UNIÓN INTEGRAL Y DEMOCRÁTICA DE TODOS LOS PUEBLOS”

Presentamos un nuevo escrito como complemento al 1er MEMORANDUM Y MANIFIESTO, por razones que consideramos de importancia, ya que siendo el pueblo español de idiosincrasia latina, y por tanto mediterránea, ello le da características un tanto diferentes de los pueblos de Europa y del mundo.

Es esta idiosincrasia latina y mediterránea, la que dificulta al pueblo español una visión y enfoque correcto del desarrollo y evolución de la vida y de las personas.

En general esta idiosincrasia latina, y más específicamente la española, no es preciso ahondar mucho para darse cuenta de que consiste principalmente en la tendencia irreprimible al individualismo y a la rebeldía de la gente, que por circunstancias especiales de clima y de carácter, le impide el trabajo en conjunto porque cree que es el ombligo del mundo o algo parecido.

Como norma general, debemos reiterar que la sociedad mundial actual, (por tanto también la latina-mediterránea y más específicamente la española), se encuentra y vive un tanto alienada, ya que la mayoría de sus actos parecen ajenos y difícilmente achacables a su responsabilidad personal, porque el conglomerado de ideas que informan sus vidas cotidianas, influyen más en sus actos y decisiones que lo que le dicta su conciencia profunda, y a veces la razón.

Por ora parte, debemos reiterarnos en la idea y el hecho comprobado de que muchos gobiernos actuales, y sobre todo el de España, desconocen realmente lo que significa e implica vivir en Democracia, a pesar de que presumen de ser verdaderos demócratas.

También declaramos enfáticamente que existen dos razones de verdadera importancia para que los gobiernos y las personas, tanto de izquierdas como de derechas, como así mismo la inmensa mayoría de la gente que todavía no tiene afiliación política alguna, no puedan evolucionar correctamente, y por tanto no puedan vivir dignamente como corresponde a la persona humana.

La primera razón es que como norma, no se sabe, ni se quiere, ni se admite el sentido Democrático de la existencia y de la vida, y mucho menos dicho sentido y significado está representado en las leyes, en la gobernanza y en las instituciones, a pesar de que se presume de democracia.

La segunda razón es que, como tantas veces hemos repetido, la Cultura y Civilización Occidental no es la correcta ni la adecuada para que el ser humano evolucione y viva como debiera.

Lo que aseguran las dos razones anteriormente citadas, ya se describió y se demostró en el 1er MANIFIESTO anterior, por lo cual ahora solo vamos a incidir y concretar cuestiones de detalle, que como seres de raza latina conviene tener en cuenta; es por lo que el movimiento integral y democrático de todos los pueblos, (UNID) proclama y añade que España, además de lo referido anteriormente, tiene un gran problema que debe resolver cuanto antes, consistente en la necesidad de lograr que, de una vez y para siempre, consiga apartar del gobierno de la nación a las derechas españolas, élites capitalistas y tradicionales, representadas en la actualidad por el Partido Popular.

Para ello, exponemos que es imprescindible la Unión de todos los partidos de izquierdas, de todos los movimientos libertarios, y de todas aquellas personas que crean necesario el cambio de dirección y enfoque de la política en España.

Todos los partidos, los movimientos izquierdosos, al igual que toda persona honrada que vea necesario el cambio de gobierno, deben, aunque sea solo temporalmente, dejar a un lado sus inquinas y diferencias, cualesquiera que ellas sean, para que unidos todos seamos capaces de echar o apartar del gobierno de la nación al Partido Popular en las próximas elecciones.

No es de recibo ya en el siglo XXI, que los interesantes movimientos progresistas y de izquierdas existentes en España, no comprendan que el protagonismo al que aspiran, (ya que sus pretensiones e intenciones son altamente interesantes y correctas), es inútil, porque en estos tiempos tan críticos y especiales, lo más importante debe ser la unión de toda clase de tendencias para apartar del gobierno al partido popular.

Es notorio y bien se sabe que las fuerzas y movimientos que representan no solo a las izquierdas españolas, sino también el amplio grupo de personas que al menos sueñan y aspiran al cambio y al arreglo de los graves problemas que afectan a la vida y las costumbres de los españoles, desde luego perviven y creen tener su razón de ser, pero es necesario entender que en estos momentos, tanto la estrategia como la táctica, no solo recomienda sino que obliga a la unión de todas las fuerzas, aunque sea temporalmente.

Para terminar, vamos a comentar nada más algunos detalles de las izquierdas, para mejor comprender la necesidad de lo necesitamos y pretendemos.

Dentro de los tradicionalmente llamados partidos de izquierdas, es de suponer con cierta garantía, que bastantes personas ya se dan cuenta de que las premisas y compromisos que les atañen, no son del todo adecuados a lo que los tiempos requieren, precisan y necesitan.

Empezamos primero por citar al partido mas antiguo entre las izquierdas llamado PSOE; se ve que es un conglomerado de variadas tendencias y de consecuencias imprevisibles: en efecto, en el primer tercio de su actividad en el siglo XX, y hasta que se impuso en España la dictadura franquista, su actuación, aunque con altibajos, justificó su proceder como línea de izquierdas.

Durante la dictadura, dicho partido supo defender su trayectoria, pero su actividad y función resultó un tanto anodina y poco notoria; a la muerte del dictador, cuando fue precisa una transición para la supervivencia del pueblo, supo ponerse en primer plano, aunque para ello debió renunciar a sus premisas de tipo marxista y firmar los antisociales pactos de la Moncloa.

En los años 80, dicho partido instauró definitivamente los servicios sociales, pero a la vez empezó a descabezar las industrias más importantes de nuestra geografía por decisión de Europa, quedando para nuestro país casi solamente el turismo como fuente de divisas.

En el siglo XXI, dicho partido por desgracia, junto con el PP tuvieron que reformar el artículo 135 por mandato de Europa; y más tarde, también desgraciadamente, permitieron que el Partido Popular volviese a regir los destinos españoles.

Este partido, después de su renuncia a la guía marxista, empezó a actuar en forma socialdemócrata, con lo cual ya no puede ser considerado verdaderamente de izquierdas; después del empuje singular del 15M, dicho partido está confinado a desdibujarse como tal, bien por la izquierda o bien por la derecha.

Las diversas líneas propiamente comunistas, salvo excepciones, han seguido pegadas como lapas al empaque del gobierno y del parlamento, por lo cual su declive ha sido continuo y convincente, con lo que solo un nuevo enfoque y una nueva ola de calor puede darle la suficiente energía para cambiar y sobrevivir.

Las distintas líneas ácratas y autogestionarias siguen tratando de sobrevivir en forma tal que no parecen tener visos de verdadera realización; además, al igual de todos los demás partidos, siguen divididos y sin visible amago de unión o cooperación entre ellos.

El movimiento 15M abrió cauces de esperanza para el pueblo, pero no ha sabido cuajar como partido o movimiento ejecutor, por lo cual solo ha dado paso al movimiento Podemos, que desgraciadamente ha resultado ser un aborto del 15M y un indicio más de la precariedad de las izquierdas españolas.

Sin embargo, el espíritu del 15M no ha muerto pues vive, todavía inconsistente, pero está dando paso a movimientos populares de base que con el tiempo se verá que su trayectoria será interesante e importante.

Sin embargo, sigue sin vislumbrarse el menor asomo y sentido de unión y cooperación entre todos los partidos y movimientos antedichos.

Por lo cual, este movimiento integral y democrático (UNID) toma como destino y propósito de su acción, trabajar y esforzarse hasta propiciar esa unión de los partidos y movimientos de izquierdas, con el fin ya varias veces dicho de separar del gobierno al partido popular de tan ominoso y perverso proceder.

Una vez conseguido apartar del gobierno al partido popular, estamos seguros que, siendo cualquiera la línea preponderante de izquierdas que rija los destinos de España, será más fácil, no solo el cambio de orientación de la vida de los españoles, sino también el desarrollo y realización de cualquier línea de izquierdas, sea cual sea su sentido y enfoque.

Para conseguir lo que venimos explicando en estos escritos, nuestro trabajo y nuestra praxis consistirá en ponernos en comunicación con toda clase de partidos y movimientos de izquierdas a través de todos los medios de comunicación posibles, bien sea oral o por las ondas, con el fin de propiciar la unión de todos los partidos y movimientos de izquierdas para que en las próximas elecciones todos unidos podamos echar del gobierno al Partido Popular. La unión que formemos entre todos se podrá llamar “Unión Integral y Democrática de todos los pueblos” o cualquier otro que se decida en consenso.

Ayudanos a difundirlo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *